Archivo de la etiqueta: 2019

El momento de renovarse y renacer

Las empresas navegan ahora en un mar convulso y requieren dar respuestas rápidas ante una travesía que es muy incierta.

A la vista de lo que difunden los medios de comunicación a diario y con los datos que muestran las principales consultoras, la nueva situación requiere alta preparación, aplicar solidas estrategias y poner a prueba la capacidad real de resiliencia de las personas. Esto último es vital.

Últimamente veo mucho el término VUCA, en artículos de opinión y en las redes sociales, como soporte para entender que nos toca competir en un mundo volátil. De esto no hay duda. Empresarios y agentes sociales deben dar en la diana en la toma de decisiones sobre el futuro.

Un interesante documento de 34 páginas que parte de la encuesta realizada a 478 altos directivos y en el que tras el duro arranque de 2020, Accenture hace hincapié en que “este es el momento de renovarse y renacer”.

 

Informe completo de Accenture (pincha aquí)

Estas son las once claves que he extraído de la lectura del estudio ‘Acciones valientes en tiempos difíciles. COVID-19 y competitividad: Europa, ante una encrucijada’ elaborado y publicado recientemente por Accenture :

  1. Europa está perdiendo oportunidad tecnológica. Tenemos menos empresas tecnológicas y su capitalización media de mercado es menor frente al resto del mundo (EEUU, Asia-Pacífico y china).
  2. Más del 40 % de los directivos de los sectores de ciencias de la vida, medios de comunicación, servicios públicos, banca y software y plataformas creen que Europa tendrá una recuperación en “V”, es decir, una rápida recuperación. En otros sectores como el turismo se producirá a otra velocidad.
  3. El planteamiento ante el nuevo panorama debe estar basado en “acelerar” tres áreas: el futuro del negocio, implantar innovaciones y practicar un ecosistema de entornos de colaboración.
  4. Las organizaciones deben asumir el cambio con una actitud innovadora para no descartar ninguna opción.
  5. Habrá especial sensibilidad por el cambio climático a lo largo plazo y “podría ser otra crisis como la de Covid-19”.
  6. Clientes responsables. El 47% de los clientes europeos harán compras más ecológicas, sostenibles y éticas.
  7. Atención: Construir marcas con propósito, así lo prefieren el 62 % los clientes europeos, un 54% de los norteaméricanos y un hasta 47% de Asia y Pacífico.
  8. Un 77% de los consumidores europeos destacan la salud entre sus tres grandes prioridades.
  9. Fidelización de clientes digitales. Los altos directivos europeos cree que la crisis brinda oportunidades para reinventar modelos comerciales y servicios al cliente.
  10. Mejorar la implantación de las tecnologías cloud y de la inteligencia artificial para conseguir ahorros de costes, agilidad competitiva y acelerar la innovación.
  11. Las bases de las plantillas están trazadas para el trabajo flexible, nuevos sistemas de gestión de personas, nuevas tecnologías que permitan el trabajo en remoto y desarrollo de nuevas habilidades.
Gráfico que dibuja el nuevo escenario vital para los negocios| Accenture

Una cosa es lo que uno dice…

Toda la vida he aprendido a fuego que se predica con el ejemplo. Pues bien, no sé qué está pasando en general en el mundo: no sé si es la desidia, la falta de moral o, en definitiva, las incoherencias del ser humano. ¿O es que la Covid-19 está trastocando también los circuitos cerebrales y esto hace que las personas actúen de forma diferente?

Me enseñó alguien sabio, del que he tenido la fortuna de aprender -qué gran verdad para reflexionar-  “una cosa es lo que uno dice, otra lo que piensa y luego lo que hace”.

¿A que conocemos muchos casos y situaciones cotidianas de la vida profesional y personal donde estas premisas no están unidas? Seguro que sí.

Yo últimamente no paro de sumar ejemplos. Tengo un listado.

Este lunes 20 de julio, después con del popular viaje fin de semana a Portugal de Fernando Simón donde se le ve sin mascarilla en el kiosko de una playa y que ha ocasionado una riada de criticas diversas entorno a su actividad surfera, con sus defensores y detractores, me encuentro otra curiosa situación.

Coincido con un destacado dirigente político para la historia de nuestro país, en el gimnasio. Observo con sutilidad. Me llama la atención que, pese a haber carteles que piden, por la seguridad de todos, que hagamos uso de un producto desinfectante para limpiar cada aparato tras nuestro uso, que en ningún momento el personaje lo haga y ni siquiera del gel hidroalcohólico.

¿Qué está pasando? Al menos, las personas que tienen cargos públicos o han estado en “la pomada mediática” están obligadas a ser coherentes, tanto en público como en privado. En cualquier lugar, en cualquier momento, son observados y son objeto de análisis y, por tanto, siempre deben dar ejemplo. Es el precio por estar de actualidad y, en especial, por ser un político que en algún momento pueda ser votado.

Infografía del Ministerio de Sanidad en la red Twitter

Por todo, por responsabilidad y por sentido común necesitamos construir una sociedad con coherencia.