Todas las entradas de: Alicia Ramos

Las donaciones del volcán que se canjean como alegrías

Mientras la actividad del volcán de Cumbre Vieja de La Palma sigue su curso, continúan aflorando nuevos datos científicos, comunicados públicos e historias estremecedoras en los medios de comunicación y en las redes sociales. Vivimos con el corazón en un puño por nuestros vecinos palmeros.

No hay víctimas humanas ni heridos hasta este momento, por fortuna. Todo lo demás podrá tener distintas soluciones o se generarán alternativas urgentes, sí o sí con el apoyo de las Administraciones Públicas ante la gravedad de la situación, para seguir adelante.

Y frente a la cara más triste, la de los efectos de la erupción en viviendas y fincas agrícolas de muchas familias que lo han perdido todo, yo quiero detenerme en otra cara emotiva relacionada con los gestos de solidaridad

Un menor recibe con alegría un puzzle donde permanecen los evacuados| Imagen publicada por Cruz Roja Española en Twitter

No dejemos de pensar en ellos, en los más vulnerables, los más pequeños. Yo particularmente no me los saco de mis pensamientos: ¿cómo lo están viviendo día a día? Algunos sin rastro de su vivienda, e incluso sin su colegio porque ha sido sepultado por el volcán, y sintiendo el dolor desgarrador de sus familiares rotos. Y con todo esto, ¿qué recordarán el día de mañana?

Es, por eso, por esa sensibilidad hacia los menores, por lo que destaco las siguientes imágenes de la entrega de unos juegos donados por parte de miembros de la ONG Cruz Roja Española. Reafirmo el contenido del tweet: las palabras en determinados momentos no son necesarias y sí lo son las acciones. 

Sigamos construyendo un mundo solidario, porque son muchas las empresas de pequeño y gran tamaño, así como particulares, que están respondiendo al grito de ayuda de los palmeros. Deseo que esto no sea algo puntual porque además la isla de La Palma necesitará ayuda continuada. Así lo expresaron los vecinos afectados a los Reyes en su visita: «No nos olviden».

No obstante, aprovechemos esta oleada de generosidad para que las empresas sean pistas de despegue de la acción humana. Que sean mayoría, de una vez por todas, las empresas comprometidas socialmente que empaticen con su gente, con lo que pasa en su entorno y con lo que pasa en el mundo.

Al final, los equipos humanos unidos y comprometidos generan la mayor de las fuerzas para alcanzar el poder de la resiliencia, pudiendo afrontar una adversidad tan brutal como la erupción del volcán de Cumbre Vieja de La Palma, que nos deja a todos atónitos y volviendo a sentir el respeto hacia la naturaleza que tristemente hemos ido perdiendo.

Las cosas impensables, ocurren. Los imposibles se podrían convertir mañana en una realidad.

La pandemia también nos ha dado la oportunidad de cambiar el mundo de puertas para adentro por otro transformado: más transversal, con mayor concienciación medioambiental y más humano.

Volver a ponernos al día

Los tiempos están cambiando a una velocidad vertiginosa para las empresas. Lo que antes era nuevo (o comenzábamos a gestionar cambios hacia ello), parece que ya es permanente, como el trabajo remoto, la digitalización y la automatización. Nada es igual. Todo diferente, y seguirá evolucionando. Por consiguiente, necesitamos escuchar y conocer cada día más información de calidad, hoy más valiosa que nunca, sobre cómo está el mercado mundial laboral con los efectos de la pandemia.

“El 50%, de aquí al 2025, vamos a tener que volver a formarnos como profesionales”. Son datos de un estudio del Foro Económico Mundial argumentados por la Directora de Innovación de Highered EFMD Shared Career Services, Amber Wigmore, en la videoconferencia organizada por el Foro Nueva Economía, Nueva Empresa de la Fundación CajaCanarias.

La experta aconseja hacer un buen planning sobre dónde nos vemos en dos o tres años. La mentalidad de trabajo estable y seguro, haciendo las mismas funciones de siempre, es algo que ya quedó para la historia de las empresas.

Ahora las circunstancias han motivado a rodar por nuevas autopistas y, por tanto, las puertas de la jubilación no estarán abiertas de par en par a los 65 años como hasta ahora, porque las nuevas perspectivas son que casi “el 60% de los empleadores están de acuerdo en que los graduados deberían esperar a estar trabajando hasta los 70 años”.

Wigmore insiste en que necesitamos profesionales que desarrollen habilidades sociales y emocionales más sólidas siendo claves: la creatividad, en primer lugar, y a continuación le siguen el liderazgo, la comunicación, la autoconfianza y la adaptabilidad.

La ponente comparte que hay muchos casos de personas con más de 20 años de experiencia laboral y con formación cualificada en MBA, pero que lamentablemente no han encontrado su pasión. “Hay que estar abiertos a casar nuestras pasiones con las oportunidades que hay en el mercado”, incide.

Las perspectivas a las contrataciones

Más del 60 por ciento de los empleadores considerarán contratar personal a nivel de posgrado sin un titulo si tienen una certificación de la industria o micro-máster.  Según confirma Wigmore, hasta un 50% de las empresas están abiertos e incluso a contratar gente con programas de “auto-certificación digital”. 

Esto es polémico porque nosotros trabajamos para 700 escuelas de negocios, que tienen titulaciones de cuatro a cinco años o máster de uno o dos años, pero es interesante porque nos da una visión sobre cómo dirigir nuestro plan de carrera”, asevera.

Grabemos en la memoria los datos de la siguiente imagen sobre las disciplinas más valiosas para estudiar en los próximos cinco años.

Te invito a que desgranes todos los datos en la videoconferencia

 

“El destino es la suma de todas las decisiones que tomamos en la vida e incluso las que en su momento parecen insignificantes”. Es una lección de carrera de vida extraída del libro ‘El tiempo entre costuras’ y que ha resaltado Wigmore para concluir su enriquecedora videoconferencia.

¿Cuál es el equipaje del 2020?

Ninguno de nosotros imaginábamos lo que se nos avecinaba antes de que en nuestro país se declarara un estricto confinamiento domiciliario, en marzo de 2020. Y tan cierto como eso de que “de todo lo malo sale algo bueno”, es que la Humanidad saldrá reforzada tras este tsunami devastador e inesperado.

Aunque con otras palabras, esto es algo que nos dice el célebre psiquiatra Luis Rojas Marcos en una entrevista publicada en el diario El Español al comienzo del pasado mes: “Es muy importante poner el centro de control en el interior de uno mismo: saberse capaz de hacer algo, confiar en las propias habilidades, alimentarse de información útil, planificar, sentido del humor, ser solidario…”.

Ahora, a las puertas de salida de este intenso e inolvidable año del que todos guardaremos experiencias y enseñanzas vitales –y muchas otras que desecharemos sin darle ningún uso posterior–, me quedo con reflexiones positivas que quiero compartir en voz alta:

1.- Se ha producido una des-estigmatización del uso de mascarillas.

Hay colectivos de población, por sus circunstancias de salud, que en tiempos anteriores a la COVID-19 se han visto obligados a su uso bajo las miradas ajenas (y atentas, en ocasiones) de sorpresa, asombro o, lamentablemente, rechazo. Como ejemplo, el de los niños con cáncer. Es una tremenda desgracia vivirlo, es algo desgarrador sentir el sufrimiento de los menores afectados. Aquellos niños que antes se cohibían al salir a la calle con mascarilla, ahora ya no son foco de la mirada molesta, incomprensiva e insensible de quienes no saben lo que es esta enfermedad.

2.- La buena salud es la verdadera lotería de la vida.

AMA LA VIDA con alegría y las penas asúmelas sin miedo y con esperanza. “Cada día es una oportunidad para empezar. Cada día es tu cumpleaños”, Tenzi Gyatso (Dalai Lama). Esto que a nadie se nos olvide teniendo en cuenta en la vulnerabilidad del ser humano y tantas pérdidas de ciudadanos por la COVID-19 que ni tan siquiera tuvieron una despedida merecida para emprender el nuevo viaje.

3.- Tenemos a grandes profesionales sanitarios.

Ell@s han salvado vidas y todas sus demandas deben ser atendidas. Demandas que ni más ni menos son las carencias del sistema. No vale llamarles héroes, porque tampoco lo quieren. Son profesionales que requieren recursos para poder ejercer su oficio. Si les llamamos “héroes”, les obligamos a hacer mucho con poco –en algunos casos, casi con nada–. Y no se trata de eso, sino de atender las necesidades para que puedan cumplir con su estratégica e imprescindible labor. Se trata de Acción. Con esta pandemia sabemos todos sobre la obligatoriedad de inyectar recursos en Salud Pública y apoyar con financiación la I+D de tantos investigadores que cada día suman avances para todas las enfermedades. Y debe ser una PRIORIDAD para cualquier Gobierno, del color que sea: naranjas, azules, rojos, violetas o de otros colores complementarios que también saben “verborrear” en el hemiciclo.

 4.- Qué trascendente es la autosuficiencia de un territorio.

¿Qué debilidades tiene un territorio insular? Lo sabemos y la pandemia lo ha puesto de manifiesto aún más. Por eso, es vital poner en marcha e implicar a todos los sectores para desarrollar proyectos locales, tanto en un territorio peninsular o insular, la producción de kilómetro cero y sostenible.

5.- La conexión con la naturaleza.

Cuántos de nosotros deseamos en el confinamiento pasear y disfrutar de la naturaleza, respirar aire libre. El 2020 ha marcado un hito: ha generado una mayor concienciación por nuestro entorno natural. Hagamos cosas buenas a título individual y por parte de las empresas y organismos tanto públicos como privados aprovechen la oportunidad de poner en práctica los objetivos 2030.

Foto de Daria Obymaha en Pexels

 

6.- Hogar, dulce hogar.

Cuán de importante es nuestro hogar. La pandemia nos ha puesto en bandeja la reflexión de que la arquitectura debe estar al servicio del bienestar de las personas. Los edificios saludables, sostenibles y que ponen el foco en el wellness humano. El confinamiento nos ha removido todos los muebles y los enseres, hasta la cocina…

7.- Nuestro amor a la mesa, y a la sobremesa.

Hemos valorado aún más aquello que nos une: sentarnos en una mesa varias personas para conversar sobre lo divino y humano y disfrutar libremente de un buen café, una cerveza, una copa de vino y disfrutar de los platos elaborados con materia prima de excelencia. La covid-19 pese a las enormes pérdidas del sector de la hostelería nos ha hecho valorar esas cenas, meriendas o comidas distendidas.

Imagen de Gioele Fazzeri en Pixabay

 

8.- La solidaridad es posible.

La solidaridad de los ciudadanos y las medidas de tantas empresas en toda España en materia de Responsabilidad Social Corporativa, que supieron estar a la altura de las circunstancias. Esas que protegieron a los trabajadores durante y después del confinamiento, siendo conscientes de las dificultades de trabajar en el hogar con los niños sin colegios ni guarderías y se ayudaron mutuamente ambas partes, con compresión y reconocimiento porque hubo buenos resultados de productividad.

 

Esto me llevo en la maleta común (la de la sociedad) del 2020. En la mía particular, me llevo además determinadas reflexiones y con la pena de no haberme llevado otras que se quedaron atrás.

Estoy preparada para 2021. Para llenar la maleta de cosas buenas.

“En medio del duro invierno descubrí, por fin, que dentro de mi hay un ser invencible”, palabras del filósofo francés Albert Camus. 

¿Qué puede hacer tu empresa para un mundo mejor?

Las nuevas generaciones y los consumidores actuales toman cada vez más conciencia de sus hábitos. Nada es como antes. Las empresas que quieren perdurar, sin quedarse atrás, deben tener sensibilidad con el entorno que les rodea, e investigar qué cosas premian o castigan tus stakeholders o grupos de interés, tanto los internos como externos.

Tanto yo como otras personas con las que converso y practico el sentido de la escucha activa tenemos claro que si decides invertir tanto tu dinero como tu tiempo en algo, debe ser en cosas que aporten un valor diferencial. Y descartas continuamente otras por tener una visión de ir más allá, por tus valores y principios que en estos tiempos se agudizan más que nunca.

Los líderes, y no líderes, deben abrir su campo visual hasta el límite, hasta más allá donde no son capaces de ver por sí solos; por lo que les interesa encontrar a los profesionales idóneos que contribuyan a ampliarles su horizonte.

¿Y tu empresa qué intangibles aporta a la sociedad? ¿Qué suma al mundo?

Toma decisiones valientes y aporta valor por pequeño que te pueda parecer a priori; así tus clientes se podrán sentir identificados con la cultura de empresa, además de tu equipo entero. La deseada cuenta azul de resultados es fundamental, pero no lo es todo si se quiere construir algo solido del largo plazo.

Así lo hacen las empresas que son socialmente responsables, y que tienen un propósito presente en la mirada de todos los planes.

Captura de una formación de UN Global Compact Academy

Por ejemplo, cuando se hablaba hace algunos años de fomentar una Agenda 2030 y de los 17 ODS, pocos podrían ver este asunto como algo cercano. Pero lo cierto es que hoy en 2020 cualquier pyme, no sólo una organización de gran tamaño tanto pública como privada, podría seleccionar al menos algún objetivo y desarrollar acciones favorables de la estrategia que sella la ONU. Hazlo y cuéntalo.

Es una ventaja competitiva. Sí. Maximizar la creación de riqueza para la sociedad en la que se vive mejora además tu reputación. El no hacerlo pasa factura.

La directora de gobierno, cambio climático, regulación y privacidad, y vicesecretaria del consejo de Santander España, Alicia Muñoz Lombardía, en una entrevista para la revista Woman afirmaba que está demostrado que responden mejor a las crisis, incluida la crisis económica derivada de la Covid-19, aquellas organizaciones que cuentan con un propósito más allá de perseguir el cumplimiento estricto del presupuesto anual. Añadía que en lugar de tener una visión cortoplacista de cuenta de resultados contribuyen a que el crecimiento sea inclusivo y sostenible.

En los últimos días leí una entrevista inspiradora en elDiario.es de la bióloga molecular y directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco, donde mencionaba que, además de avanzar en la batalla contra las células malignas y en materia de innovación, había implantado una Oficina de Mujer y Ciencia. A esto sumaba la iniciativa de que todos los seminarios y órganos asesores fueran paritarios. Y que todas las reuniones importantes no se celebraran después de las cuatro de la tarde para facilitar la conciliación familiar de mujeres y hombres.

Madre e hijo contemplan un barco en la playa.

¿Qué puede hacer tu empresa para un mundo mejor? ¿En qué contribuyes para el bienestar de las personas (tus clientes y trabajadores)? ¿Y en materia de gestión medioambiental o desarrollo sostenible qué estas haciendo?

¿Aplicas metodologías ágiles en tu día a día y sobre la gestión del cambio organizacional?

Están ganando las empresas que son más humanas, comprometidas, innovadoras, las ecológicas y digitales, tanto en mi propio kilómetro cero como a miles de kilómetros al otro lado del océano.

La hormona que el mundo necesita

Somos testigos de que todos estamos viviendo en otro mundo. Y sin tener tiempo para pensarlo estamos sumergidos en una vida donde circular tanto por territorios familiares como ajenos requiere aplicar nuevas normas y códigos.

No es sólo la crisis sanitaria y económica. Es un cambio de mentalidad.

Hace unas semanas llegó al feed de mi cuenta personal de Instagram una publicación que recomendaba como lectura de verano ´Cómo hacer que te pasen cosas buenas’ de Marian Rojas Estapé.

Es un libro de cabecera donde la psiquiatra hace una verdadera receta para alimentarte de cosas buenas frente a tanto desgaste de la sociedad actual y, al mismo tiempo, ante la gran oportunidad que tenemos a titulo individual y las organizaciones de construir un mundo mejor.

¿Sabías que la oxitocina puede ser beneficiosa para el mundo de los negocios y de la economía?. Sí, lo asegura el director del Instituto de Investigación Empírica en Economía de la Universidad de Zúrich, Ernst Fehr, que demostró que la oxitocina potencia la capacidad de las personas para confiar su dinero, patrimonio u ahorros a terceros. La investigación económica de Fehr se basa en psicología, antropología y neurociencia.

Quise indagar en este asunto de la oxitocina (de la que por cierto yo recibí dosis elevadas por el parto inducido de mis gemelos), conocida como la hormona de la sociabilidad y la confianza.

Producir esta química en nuestro cuerpo puede llegar a “proporcionar más empatía en los demás y hace que se genere suficiente confianza como para cerrar negocios”. Esto último también lo afirma el neuroeconomista estadounidense Paul Zak. Uno de sus libros que aborda este asunto es ‘El factor confianza: la ciencia de crear compañías de altos resultados’.

Conviene en estos tiempos revisar cómo nuestras acciones ante el nuevo escenario pueden nutrirse de hábitos y herramientas claves para precisamente hacer que las cosas buenas pasen.

Marian Rojas ratifica que el ser amables, el hecho de comunicarnos de forma positiva, contribuye a generar oxitocina con grandes beneficios como disuadir los niveles de ansiedad.

Tal como resalta Rojas Estapé  “lo que el mundo necesita es … Oxitocina”.

Recomendable la lectura de ‘Cómo hacer que te pasen cosas buenas’. Y subrayo algunos mensajes vitales de la autora:

  • «La felicidad no es lo que pasa, sino cómo interpretamos lo que pasa»
  • «Cualquier ser humano posee temores en su vida; los valientes y los triunfadores también. La diferencia está en que los que triunfan saben gestionarlo».
  • «La amabilidad genera endorfinas, las cuales reducen los niveles de cortisol-hormona del estrés y la ansiedad- y aumenta la oxitocina-la hormona de la confianza-.»

Necesitamos generar buenas vibraciones de optimismo y para eso es recomendable tomarnos un tiempo para coger perspectiva. Yo lo he hecho.

¡Feliz último trimestre del 2020!

 

El momento de renovarse y renacer

Las empresas navegan ahora en un mar convulso y requieren dar respuestas rápidas ante una travesía que es muy incierta.

A la vista de lo que difunden los medios de comunicación a diario y con los datos que muestran las principales consultoras, la nueva situación requiere alta preparación, aplicar solidas estrategias y poner a prueba la capacidad real de resiliencia de las personas. Esto último es vital.

Últimamente veo mucho el término VUCA, en artículos de opinión y en las redes sociales, como soporte para entender que nos toca competir en un mundo volátil. De esto no hay duda. Empresarios y agentes sociales deben dar en la diana en la toma de decisiones sobre el futuro.

Un interesante documento de 34 páginas que parte de la encuesta realizada a 478 altos directivos y en el que tras el duro arranque de 2020, Accenture hace hincapié en que “este es el momento de renovarse y renacer”.

 

Informe completo de Accenture (pincha aquí)

Estas son las once claves que he extraído de la lectura del estudio ‘Acciones valientes en tiempos difíciles. COVID-19 y competitividad: Europa, ante una encrucijada’ elaborado y publicado recientemente por Accenture :

  1. Europa está perdiendo oportunidad tecnológica. Tenemos menos empresas tecnológicas y su capitalización media de mercado es menor frente al resto del mundo (EEUU, Asia-Pacífico y china).
  2. Más del 40 % de los directivos de los sectores de ciencias de la vida, medios de comunicación, servicios públicos, banca y software y plataformas creen que Europa tendrá una recuperación en «V», es decir, una rápida recuperación. En otros sectores como el turismo se producirá a otra velocidad.
  3. El planteamiento ante el nuevo panorama debe estar basado en “acelerar” tres áreas: el futuro del negocio, implantar innovaciones y practicar un ecosistema de entornos de colaboración.
  4. Las organizaciones deben asumir el cambio con una actitud innovadora para no descartar ninguna opción.
  5. Habrá especial sensibilidad por el cambio climático a lo largo plazo y “podría ser otra crisis como la de Covid-19”.
  6. Clientes responsables. El 47% de los clientes europeos harán compras más ecológicas, sostenibles y éticas.
  7. Atención: Construir marcas con propósito, así lo prefieren el 62 % los clientes europeos, un 54% de los norteaméricanos y un hasta 47% de Asia y Pacífico.
  8. Un 77% de los consumidores europeos destacan la salud entre sus tres grandes prioridades.
  9. Fidelización de clientes digitales. Los altos directivos europeos cree que la crisis brinda oportunidades para reinventar modelos comerciales y servicios al cliente.
  10. Mejorar la implantación de las tecnologías cloud y de la inteligencia artificial para conseguir ahorros de costes, agilidad competitiva y acelerar la innovación.
  11. Las bases de las plantillas están trazadas para el trabajo flexible, nuevos sistemas de gestión de personas, nuevas tecnologías que permitan el trabajo en remoto y desarrollo de nuevas habilidades.

Gráfico que dibuja el nuevo escenario vital para los negocios| Accenture

Una cosa es lo que uno dice…

Toda la vida he aprendido a fuego que se predica con el ejemplo. Pues bien, no sé qué está pasando en general en el mundo: no sé si es la desidia, la falta de moral o, en definitiva, las incoherencias del ser humano. ¿O es que la Covid-19 está trastocando también los circuitos cerebrales y esto hace que las personas actúen de forma diferente?

Me enseñó alguien sabio, del que he tenido la fortuna de aprender -qué gran verdad para reflexionar-  “una cosa es lo que uno dice, otra lo que piensa y luego lo que hace”.

¿A que conocemos muchos casos y situaciones cotidianas de la vida profesional y personal donde estas premisas no están unidas? Seguro que sí.

Yo últimamente no paro de sumar ejemplos. Tengo un listado.

Este lunes 20 de julio, después con del popular viaje fin de semana a Portugal de Fernando Simón donde se le ve sin mascarilla en el kiosko de una playa y que ha ocasionado una riada de criticas diversas entorno a su actividad surfera, con sus defensores y detractores, me encuentro otra curiosa situación.

Coincido con un destacado dirigente político para la historia de nuestro país, en el gimnasio. Observo con sutilidad. Me llama la atención que, pese a haber carteles que piden, por la seguridad de todos, que hagamos uso de un producto desinfectante para limpiar cada aparato tras nuestro uso, que en ningún momento el personaje lo haga y ni siquiera del gel hidroalcohólico.

¿Qué está pasando? Al menos, las personas que tienen cargos públicos o han estado en “la pomada mediática» están obligadas a ser coherentes, tanto en público como en privado. En cualquier lugar, en cualquier momento, son observados y son objeto de análisis y, por tanto, siempre deben dar ejemplo. Es el precio por estar de actualidad y, en especial, por ser un político que en algún momento pueda ser votado.

Infografía del Ministerio de Sanidad en la red Twitter

Por todo, por responsabilidad y por sentido común necesitamos construir una sociedad con coherencia.

 

La golosina más saludable del mundo

Era una mañana calurosa de verano, con apenas aire y mucha humedad, a las 10:30 en el hall de las consultas externas de un centro hospitalario. Hay mucha gente y coger un ascensor parece una labor complicada porque los pacientes, y sus acompañantes, no se despegan de la cola para acudir a sus citas. Las expresiones del rostro no se ven tras las mascarillas, pero sí que se escucha con claridad los suspiros.

No sabemos si algunos de ellos pueden hacer uso de las escaleras por cuestiones de salud. Lo cierto es que no sabemos nada de las vidas ajenas, ni podemos hacer prejuicios.

El ambiente está tenso en ese hall, pero no deja de ser uno de esos lugares donde aprendes, con las experiencias vitales, que el tiempo va más lento o sencillamente tenemos más consciencia del momento, del aquí y el ahora. Es ese lugar cuando te planteas por qué no hacemos esfuerzos para generar espacios más agradables, donde no se contagien esos suspiros, de ansiedad y negatividad, y hagamos que al menos lo difícil sea más agradable.

Me pregunto cómo los espacios sanitarios en la era de la COVID-19 pueden mejorar su ambiente con mayor bienestar. Creo que lo que sí está a nuestro alcance, y es cosa de todos, es la actitud.  ¿Dónde quedaron los aplausos por los sanitarios?

La valiosa golosina

Ese día tuve una profunda conversación con un médico, y comenzó cuando le recordé que no me olvidaré en mi vida, y de eso ya han pasado unos 11 años, de una sonrisa especial que nos brindó. Fue la sonrisa pletórica de que todo había salido bien, pese a la gran dificultad a la que se enfrentaba con el diagnóstico de mi padre. Le hice hincapié sobre el resultado de aquello, agradeciéndole que fueron once meses de vida extra y con calidad.

Este especialista me dijo: “gracias a ti porque me da mucha motivación ayudándome a darme cuenta de que, por ejemplo, si de 200 intervenciones que hago alguna no salió como esperaba, y me castigo sin que se me llegue a ir nunca del pensamiento, no debo olvidar las otras 199 de éxito”.

Ese día fue la golosina que recibió este neurocirujano. Esa golosina saludable fue el hecho de recordar y reconocer las cosas buenas. Valiosa golosina que no tiene coste económico, pero si un enorme valor humano y que la sociedad se olvida.

Y ahora tengo dos novios

Los imposibles ocurren, y en el momento más inesperado.

En la vida no hay nada, absolutamente nada, seguro y certero salvo que 1+1 son 2; incluso para esto último se puede encontrar a alguien que argumente que tampoco son dos.

De resto, van y vienen piezas para colocar en el puzzle de la vida, ese que tenemos cada uno. Y yo ahora sumo una pieza, bueno, mejor dos: mis dos novios. Eso sí, con el permiso de José María Cano que Ahora tiene un novio.

En el pasado mes de julio nos confirmaron mi embarazo gemelar con 38 años, a punto de cumplir los 39 años.

No podré olvidar nunca aquella sonrisa cómplice de mi ginecóloga y la de su enfermera. Allí no hubo palabras. Nos miramos fijamente, simplemente, y lo supe.

Durante toda la gestación me atendieron en Hospiten Rambla. Doy las gracias a los profesionales que hicieron los controles de seguimiento y ofreciéndome además la posibilidad de formar parte de un estudio internacional acerca de la prematuridad en los partos de embarazadas gemelares.

Así como al personal del Hospital Universitario de Canarias que atendió mi parto gemelar durante las más que intensas (no sé ni como calificarlas) 23 horas hasta que nacieron mis niños. Jamás olvidaré aquellos dolores…  aquellas emociones.

Ni jamás olvidaré la presencia de más de una decena de facultativos en el paritorio, pendientes a la evolución del parto.

Me dijeron, una hora antes de los nacimientos y habiendo transcurrido 22 horas de dolores, fatigas y temores ante lo nuevo que iba a suceder: “No te asustes. Vas a ver a mucha gente aquí, a partir de ahora. Es el protocolo de los partos gemelares; y en el tuyo, especialmente, hoy habrá dos o tres profesionales por cada área (enfermería, anestesiología, pediatría, ginecología y matronas o matrones)”.

Una experiencia única, sin duda.  Se pasa muy mal, muchos dolores y molestias. Mi barriga adquirió unas dimensiones enormes durante la gestación. Y mi cuerpo estaba afectado; tanto por la subida de peso debido al reposo prescrito por la baja médica, a las veinticinco semanas, como por la retención de líquidos. Y muchas cosas más que suceden en los embarazos gemelares.

La vivencia es excepcional, única, inigualable… donde reconfirmo que las mujeres somos especiales, o como me dijo alguien recientemente: somos ‘tanques’ ante cualquier batalla. Mi madre, la primera: un ejemplo de lucha, mi inspiración diaria.

Y ahora que mis hijos gemelos acaban de cumplir seis meses y me he reincorporado a la vida laboral, alzo la voz de nuevo: somos tanques de batalla.

Se puede. Sí. Se puede. Se puede dar un biberón a mis hijos bebes, mientras hablo por el móvil atendiendo una llamada de trabajo de un compañero; y mientras miro la pantalla del ordenador para planificar, reorganizar o seleccionar contenidos para el medio digital en el que estoy inmersa ahora.

Yo lo estoy logrando. Aunque me encantaría que las horas del día no fueran 24, sino alguna más.  Pero aún así, de vez en cuando, podemos salir a disfrutar de un café, de un paisaje.  Aunque para una buena comida, o para una cena pausada en uno de mis restaurantes favoritos, aún falta tiempo.

Un café en una preciosa tarde en el Auditorio de Tenerife (cuando mis bebes usaban el capazo)

 

No se puede idealizar
Reconozco que la maternidad tampoco se puede idealizar como si fuera todo estupendo, como lo reflejan tantas cuentas de las redes sociales. Por ejemplo, la red Instagram, que muestra una cara idílica de lo que  es realmente el día a día. En contrapartida, aparece el Club de Malas Madres, el club de mujeres que defiende el ´Yo no renuncio´, con autenticidad y sin postureo.

Creo firmemente que quiénes presumen de ser políticos justos y conocen la realidad a nivel de la calle, quienes trabajan para los ciudadanos y defienden las políticas de igualdad, conciliación, defensa de la maternidad y la familia, no lo están haciendo bien. No.

Existe una doble cara. Una doble situación social: la de puertas para afuera y la de puertas para dentro.

Lo cierto es que son insuficientes las políticas en pro de la maternidad que compensen a todos; sí, a ambas partes, tanto a la mujer trabajadora como a las empresas.

A por una maternidad sin temores
Opino que cuando llegue ese momento en que los políticos den soluciones para que una mujer en este país decida dar el paso a la maternidad, sin retrasar la edad para hacerlo por temor a su desarrollo (¡o continuidad!) laboral, entonces avanzaríamos de verdad.

No es fácil dejar a nuestros hijos al cuidado de otras personas para que yo pueda trabajar. No lo es. Pero disfruto de ellos al máximo cuando termino mi jornada en la oficina. He aprendido, ahora más que nunca, a optimizar mi tiempo.

Cambiemos de verdad, modernicemos el modelo estructural de un país donde todos estamos en el mismo saco. Aunque no lo parezca, nos atañe a todos.

Aún con todo, sin tiempo para muchas cosas que hacía antes, soy inmensamente feliz siendo mamá de mis niños y habiendo vuelto a la actividad profesional.

¡Feliz último trimestre del 2018! ¡A por todas!

 

 

 

El trémolo de Cohen

Hoy 22 de noviembre es el Día de la Música. ¿Cómo sería nuestra vida sin música?  yo no me la imagino, porque forma parte de nuestra vida.

Quiero recordar el emotivo discurso de Leonard Cohen, recientemente fallecido, cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias de Las Letras en 2011.

Aquí  comparto el vídeo publicado por la Cadena Cope hace unos días, con sus bellas e intensas palabras de gratitud dedicadas a aquel músico español que le enseñó el trémolo.

Feliz Día de la Música